Todo sobre la firmeza del colchón

A la hora de elegir un colchón uno de los principales puntos que debemos tener en cuenta es su grado de firmeza, es decir, lo duro (o no tan duro) que es. Hay que tener en cuenta una serie de condicionantes que pueden hacer que interpretemos erróneamente cómo de duro es nuestro colchón o el colchón que nos gustaría. Los resumimos por puntos:

  • La experiencia: Muchas veces partimos de nuestras experiencias para catalogar o describir algo, muchas veces incluso de forma inconsciente. Esto también sucede con los colchones. Si estás acostumbrado a dormir en un colchón muy suave, un colchón de firmeza intermedia te parecerá muy duro, o viceversa. Por este motivo es importante que pruebes varios colchones antes de realizar tu compra, para poder guiarte sobre los parámetros que se utilizan comercialmente para guiar a la gente.
  • La morfología del cuerpo: Nuestra constitución física también puede influir en la evaluación de un colchón, pues un mismo producto no ofrece la misma sensación a una persona que pesa 100 Kg y mide 1,80 cm que a una persona que pesa 50 Kg y mide 1,60 cm. Debes tener esto en cuenta y transmitirlo al experto que está ayudándote a elegir el mejor colchón para ti.
  • La base del colchón: Asimismo, la base en la que está apoyado tu viejo colchón o el colchón que quieres comprarte también afectará a su sensación de firmeza. Las bases rígidas tapizadas hacen que la sensación de firmeza del colchón se acentúe considerablemente, mientras que los somieres multiláminas, al ser más flexibles, aportan una sensación de mayor suavidad

Teniendo claros estos principios básicos que pueden condicionar nuestra percepción de los valores de firmeza establecidos en el mercado, nos planteamos una de las principales preguntas existenciales en el sector del descanso, ¿y cuál es la mejor firmeza para mi?

No existe una respuesta universal que pueda aplicarse a todo el mundo, pero sí es cierto que lo recomendable para la mayoría es un colchón de firmeza intermedia que permita la correcta postura de la espalda durante el descanso. Sin embargo, también es importante evaluar las preferencias de cada uno, pues muchas veces la norma general no se puede aplicar a todo el mundo.

No obstante, existen recomendaciones especiales para cada tipo de colchón según su firmeza:

  • Colchones de firmeza alta o muy alta. Este tipo de colchones no son los recomendados para la mayoría, pero sin embargo son una muy buena opción para algunos perfiles concretos:

    Personas que sufren problemas de obesidad. Necesitan un soporte muy firme y resistente que garantice su confort y al mismo tiempo les ofrezca una buena durabilidad.

    Personas con patologías concretas. En algunas ocasiones este tipo de colchones también los recomiendan los médicos especialistas para algunos pacientes con problemas de espalda concretos que requieren este tipo de firmeza durante el descanso.

    Los niños. Los peques de la casa están en edad de crecimiento y necesitan que su columna vertebral esté correctamente alineada para que no se desarrolle con deformaciones. Por ello, necesitan un colchón de firmeza alta o medio-alta, pero eso sí, confortable para garantizar su descanso.

    Personas acostumbradas. Existe un determinado perfil de personas que están acostumbradas a dormir en colchones de alta firmeza y cualquier opción alternativa que se les proponga tiende a ser un fracaso. Por ello, las personas que tienen claro que quieren un colchón muy duro porque solo duermen bien de esta forma, deben dejarse llevar por lo que les pide el cuerpo.

  • Colchones de firmeza intermedia. Se trata del tipo de colchón que nos gusta a la mayoría, ni muy duro ni muy blando y que es, además, el más saludable para una gran parte de la población. Dentro de la firmeza intermedia existen subniveles o grados que se acercan más a un colchón firme o a uno duro. La elección de un tipo u otro de colchón dependerá de las preferencias y gustos de cada uno.
  • Colchones de baja firmeza o mullidos. Los colchones de firmeza suave se recomiendan en muchas ocasiones para la gente mayor o gente que pasa mucho tiempo en cama y necesita un descanso muy mullido que no genere ningún tipo de presión en el cuerpo.

A partir de aquí, nuestra recomendación es que analices bien tus primeras opciones y las comentes con un especialista en descanso, quien podrá orientarte mejor sobre la firmeza del colchón que te interesa.

La firmeza del colchón
Produits recommandés